Skip to content

Cómo sorprender a tus comensales con recetas de postres light

Probablemente, cuando piensas en el momento de ofrecer el postre a tus clientes te vienen a la mente muchas negativas por aquello de no querer excederse en las calorías.

Sin embargo, los postres light han cobrado un gran auge y son ideales para poner un broche dulce a la comida sin descuidar la línea.

 

Ir más allá de la típica macedonia de frutas, de algún lácteo desnatado y de las piezas de fruta es apostar por la satisfacción del cliente que prefiere opciones hipocalóricas. Y hacerlo no es en absoluto complicado, por lo que sería una pena no incluir irresistibles postres light en tu carta.

En este post te damos unas cuantas ideas que te ayudarán a encontrar esas recetas deliciosas bajas en calorías. Serán idóneas para diferenciarte, ofrecer una mejor oferta gastronómica y aumentar el ticket medio, contribuyendo, en fin, a la buena marcha del negocio.

Innovar y seducir, la clave del éxito

Postres ligeros

Una regla de oro para sorprender a tus comensales se resumen en el verbo innovar. Después de todo, ¿acaso no estamos buscando evitar una negativa? Por lo tanto, darle la vuelta a la situación requerirá presentar una oferta realmente seductora. Resumiendo, hemos de ser capaces de añadir a nuestra carta opciones ligeras irresistibles.

La idea de lograr esos postres sugestivos será un buen punto de partida. Por suerte, las recetas de postres light admiten multitud de variaciones para resultar atractivos y personalizar el producto que ofrecemos. En términos generales, nuestro objetivo debe ser aunar calidad, rentabilidad y, por supuesto, un aspecto realmente delicioso, que no tenga nada que envidiar al resto de postres.

Y, puesto que los postres light han de ser especialmente atractivos, no dejes de dedicarles un espacio destacado en la carta de postres o incluso crea una carta especial. Tampoco olvides darles unos nombres atractivos, incluyendo las calorías, junto a unas cuidadas imágenes que hagan la boca agua.

Eso sí, sólo podrás conseguirlas con la fotografía profesional, y haz lo propio para el resto de las imágenes que incluyas en tu carta. Sin duda, la inversión bien merece la pena.

Versiones light de tus postres más exitosos

En la carta será interesante hacer una versión light de nuestro postre casero más exitoso. De hecho, la repostería que se prepara en el mismo restaurante puede transformarse en light simplemente haciendo unos pequeños cambios.

Haz una receta paralela. Por ejemplo, reduce levemente las raciones y sustituye algunos de los ingredientes habituales por otros bajos en calorías. Cambia el azúcar por edulcorantes, la leche entera por desnatada, el chocolate con leche por chocolate negro, desgrasado y libre de azúcares o, pongamos por caso, la mantequilla o margarina por leche evaporada y quesos blancos untables con menos calorías.

También será fácil encontrar la misma mantequilla baja en calorías y, por otra parte, especias como la canela o la vainilla nos ayudarán a reducir el azúcar. A su vez, podemos jugar con alimentos decorativos originales, tan hipocalóricos como las flores comestibles u otros para aportar ese elemento sorpresa que buscamos.

Lograr nuestro doble propósito, atraer y satisfacer, no exige hacer grandes modificaciones. Para superar las expectativas de los clientes hagamos con mimo la misma receta o una variación de ésta, en cuyo caso podremos atraer a los clientes que sientan curiosidad por probar su postre favorito con un toque distinto. Además de un postre light, por lo tanto, será una forma diferente de preparar alguno de tus postres más exitosos.

Postres light preparados

Postres bajos en calorías

Los postres bajos en calorías que están listos para ser consumidos también deberían tener un lugar destacado en nuestra carta. Siempre que se adapten al concepto de nuestro restaurante y cumplan con el estándar de calidad que exigimos, son una excelente alternativa para sorprender y dar un rápido servicio.

Además, los postres preparados congelados tienen el plus de la durabilidad. En contra de lo que suele pensarse, el precio no siempre es mayor que el de un postre elaborado en el restaurante. Sobre todo, si tenemos en cuenta la necesidad de adquirir y conservar productos frescos para elaborarlo o el tiempo dedicado a hacerlo.

Aprovecha las recetas light de alta gama que ofrecen firmas distribuidoras de confianza para solucionar el postre con nota.  Siendo selectivos, el cliente no echará de menos la repostería casera y, en todo caso, podemos complementar ambas opciones.

Postres light listos en minutos

Una opción intermedia consiste en tener postres congelados de primera calidad para utilizar como ingredientes en tus recetas. Helados light, cremas de sorbete, yogur helado o tartas ligeras son idóneos para que los clientes queden felices y complacidos con tus recetas de postres ligeros.

De este modo, diseñar recetas propias para sorprender a tus comensales será más fácil y ampliará la oferta de postres ligeros. Las posibilidades son tantas como nos dicte la imaginación. Por ejemplo, saca partido la versatilidad de los helados light (los hay con solo alrededor de 30 Kcal los 100 gramos), utiliza las bolas para adornar batidos que a su vez sean ligeros.

Aprovecha las cremas de helado para acompañar frutas en almíbar light, a modo de pijama. Añade guarniciones hipocalóricas, como frutos rojos, cítricos desecados, requesón sin grasa, mermelada sin azúcar o ingredientes de todo tipo en pequeñas cantidades, más bien decorativas.

Idealmente, la carta de postres light debe ser espectacular, variada y resultar de fácil preparación para ti. Para lograrlo, opta por algún postre casero, por postres preparados y también otros listos en minutos, tal y como hemos propuesto. Y, sea como fuere, apuesta por un postre visualmente atractivo, de presentación muy cuidada, raciones moderadas, inesperado y placentero. Te lo agradecerán los clientes, y también el negocio.

 

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *