Skip to content

Saber servir una cerveza es todo un arte

¿Con espuma? ¿Sin tanta espuma?  Sobre la forma correcta de servir una cerveza existen múltiples opiniones y gustos. También depende de la cultura cervecera de cada país, porque no en todos lados se acostumbra beber la cerveza de igual forma.

Lo que sí está claro es que aprender a servir una cerveza es todo un arte. Te ofrecemos algunos consejos para aprender a dominar el grifo de cerveza.

¿Por qué es importante aprender a usar el grifo de la cerveza?

La forma en que se sirve una cerveza influirá no sólo en su apariencia, sino también en el sabor. Si la sirves adecuadamente tus clientes lo sabrán, y aquellos que realmente aprecian una buena cerveza lo considerarán un gran punto a favor de tu bar.

¿Sabías que estás perdiendo dinero si la cerveza se sirve inadecuadamente?

Además de ofrecer la mejor cerveza a tus clientes, y servirla adecuadamente para resaltar sus características organolépticas, aprender a servir bien la cerveza tiene una razón económica.

Cada vez que sirves una cerveza y dejas el grifo abierto hasta que la cerveza rebose del vaso o no utilizas el correcto ángulo para servirla, podrías estar perdiendo hasta 200 ml. de cerveza sólo al servir una jarra inadecuadamente.

¿Cómo afecta la forma de servir una cerveza a su sabor y olor?

En cuanto al sabor, si se sirve inadecuadamente la cerveza podría tener un sabor más rancio o correoso; además de que el olor no será el que naturalmente ofrecen las cervezas de calidad.

Si preguntaras a tus clientes cuál es la cerveza perfecta, cada uno tendría algo diferente que aportar pero todos coincidirán en que depende de lo siguiente:

  • Sabor
  • Aroma
  • Temperatura
  • Cantidad adecuada de espuma

Todas estas cualidades se verán potenciadas o reducidas por la forma en que se sirve la cerveza.

Consejos para servir la cerveza adecuadamente

  1. Cómo servir la cerveza de forma correctaCaracterísticas del vaso/jarra: el vaso debe estar perfectamente limpio para que no se formen burbujas de aire en la cerveza.  Es recomendable que tenga una agarradera o ser suficientemente grueso para que la cerveza no se caliente al tacto del cliente.  El vaso puede estar congelado o no, pero debes saber que un vaso congelado hará que se logre menos espuma al servir la cerveza.
  2. El vaso debe estar en un ángulo de 45º con relación al caño. Si el vaso se coloca en un ángulo mayor, no se formará espuma. Por el contrario, si el vaso se coloca muy recto, se formará mucha espuma.
  3. Cuando abras el grifo y empieces a servir la cerveza, debes procurar que el caño no toque en ningún momento el vaso ni la cerveza ya servida. Cuando ya hayas llenado la mitad del vaso, coloca el vaso en ángulo de 90º con respecto al caño y sigue sirviendo de tal forma que la cerveza caiga en el centro del vaso.
  4. Lo ideal es que cuando el vaso esté lleno haya entre 1,25 a 3,75 cms. de espuma, que servirá para resaltar el aroma de la cerveza.  Si la cerveza está  bien servida, conforme se va bebiendo, la espuma va dejando unas marcas como aros dentro del vaso.

¿Nuestro consejo? entrena a tu personal para aprender el arte de usar un grifo de cerveza y verás como tus beneficios crecerán y esos clientes amantes de la cerveza se sentirán más satisfechos.

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *