Skip to content

Tapas mediterráneas diferentes

Todos conocemos las típicas tapas que puedes ofrecer en tu bar, como el pincho de tortilla, las croquetas o los montaditos de jamón, pero ¿conoces tapas hechas con legumbres? Hoy le toca el turno a nuestros amigos los garbanzos. Te damos unas cuantas ideas de cómo puedes utilizarlos para preparar tapas muy mediterráneas.

Hummus de sabores

Te presentamos una forma diferente de preparar el hummus. Originalmente se mezcla el garbanzo con una crema a base de semilla de sésamo llamada tahine, pero en este caso prescindiremos de ella porque la idea es destacar otros sabores.

Necesitarás:

  • 400g de garbanzos cocidos y escurridos (de bote y lavados, para reducir la sal)
  • 1 diente de ajo
  • 60g de agua
  • 30g de zumo de limón
  • 40g de semillas de sésamo tostadas
  • 4g de sal
  • 70g de aceite de oliva.
  • Para los sabores: curry, aceite de oliva, pimentón picante, tomates deshidratados en aceite.

El hummus, tradicionalmente se prepara lavando bien los garbanzos, luego los ponemos junto al resto de los ingredientes y los trituramos hasta que se logre una pasta homogénea.

Procura que no quede muy espesa, si ves que sucede esto agrega un poco de agua.

Ahora bien, ya tenemos el hummus básico y llega el momento de darle el toque especial con los sabores:

Hummus con curry: se separa un poco del hummus básico y se le añade una cucharadita de curry en polvo mezclando muy bien con la batidora.  Debe probarse porque según el tipo de curry, se requerirá más o menos.

Hummus de pimentón: se separa un poco del hummus básico y se mezcla con media cucharadita de pimentón (mezcla picante y dulce) y una cucharada de aceite de oliva.

Hummus de tomate: se pone un poco de hummus básico en la batidora y se le agregan 4 tomates deshidratados en aceite, se tritura.

La forma de presentar este delicioso aperitivo es a tu gusto, pero es ideal presentarlo en cuencos pequeños bañado en un hilo de un buen aceite de oliva y decorado ya sea con una ramita de perejil, un poco de pimentón  o un trozo de tomate.

Lo puedes acompañar de picatostes, picos de pan, pan pita normal o tostado, o con trozos de vegetales (zanahoria, pimientos o calabacín) para un toque más fresco y saludable.

Garbanzos fritos

Otra tapa que podemos hacer con esta legumbre son los garbanzos fritos.  Esta tapa es muy sencilla de hacer.  Aunque los  podemos encontrar disponibles ya preparados en cualquier proveedor de frutos secos, el sabor de unos garbanzos fritos recién hechos es incomparable.

Lava bien el contenido de un par de botes de garbanzos en conserva. Para secarlos debes darles un golpe de calor en una sartén seca. Luego debes poner los garbanzos a freír en aceite de oliva bien caliente. Si lo deseas, puedes añadir especies a tu gusto, generalmente se agregan ajo y comino. Tápalos ya que los garbanzos en contacto con el aceite tenderán a saltar.

De vez en cuando revuélvelos, después de unos 4 o 5  minutos ya estarán de un color dorado,  saca los garbanzos del aceite  y rocíalos con pimentón o pimiento dulce molido.

¡Y listos para disfrutar!

Bandejita de garbanzos estofados

Este es un plato que se puede preparar perfectamente como plato principal, pero como tapa caliente es deliciosa, especialmente en otoño o invierno, con la llegada del frío.

Necesitarás:

  • 1 bote (400gm) de garbanzos cocidos
  • ½ cebolleta tierna
  • ½ pimiento verde carnoso
  • 4 tomates secos
  • 1Cucharadita de aceite de oliva virgen extra
  • 2 dientes de ajo
  • 1cucharadita orégano seco
  • ½ cucharadita tomillo
  • 1 guindilla de cayena
  • Un poco de sal y pimienta

Lo primero es pelar la cebolleta y picarla finita, así como con el pimiento. Esto se aparta. Se pican bien los ajos y la guindilla, se reservan también.

Se coloca en un cazo el aceite de oliva, la cebolleta, el pimiento y la guindilla picadita.  Cuando ya este sofrito esté suave se le añade el ajo hasta que tome un poco de color.  Luego se añaden los garbanzos, los tomates secos cortados en tiras, un vaso de agua del tiempo, el tomillo, el orégano y pimienta al gusto.

Cuando hierva se baja el fuego y se dejan cocinar unos 10-15 minutos. Probar para corregir la sazón si es necesario. Se sirven en cazuelitas de barro pequeñas o en bandejitas especiales para tapa, calientes y con caldo.

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *